CENTRO COMERCIAL PEATONAL

Linares es capital del comercio de proximidad: un comercio cómodo y cercano. Transformaremos el centro urbano de la ciudad para que la ciudadanía pueda disfrutarlo plenamente. Los centros peatonales son una iniciativa que han impulsado ciudades medias como Linares y el resultado es un incremento de la actividad cívica en los espacios de paseo y un aumento de la competitividad comercial.

9

Desarrollaremos un ambicioso plan de peatonalización del centro comercial de Linares, impulsando simultáneamente trazados periféricos ágiles para la circulación de vehículos.

9

Apoyaremos el mercado tradicional y reconvertiremos la Plaza del Mercado en un referente de gastromercado.

9

Impulsaremos un modelo participativo en la toma de decisiones que redunden sobre el sector comercial. Este modelo de ciudad y de espacio urbanos ligado al sector del comercio debe producirse en un proceso constante de diálogo y consenso entre todos los agentes implicados en el sector: Administraciones públicas, representantes del sector comercial, consumidores y vecinos y agentes sociales.

9

Propiciaremos dentro de nuestras competencias horarios comerciales cómodos, competitivos y garantistas. Desde el Ayuntamiento lideraremos la necesidad de regular, dentro del marco general, la capacidad de establecer, junto con el sector, vecinos y consumidores, los horarios comerciales para garantizar la competitividad del sector frente a nuevas formas de comercio, la accesibilidad de los consumidores a los establecimientos, la vida cotidiana de los residentes, y la calidad del empleo del sector para poder conciliar debidamente el mismo con la vida familiar. En este sentido, se potenciarán la creación de las mesas o foros de comercio local junto al sector y las Comunidades Autónomas para consensuar horarios y días festivos de apertura, así como las delimitaciones de las posibles áreas con mayor atractivo comercial en donde se establezcan regulaciones específicas de horarios comerciales.

9

Potenciaremos la profesionalización de “gerentes” –o figura análoga– de las zonas comerciales abiertas.

9

Desarrollaremos una estrategia para que el comercio tradicional se incorpore y pueda competir en la nueva era del comercio electrónico 24 horas/7 días, implantando medidas para la modernización del comercio tradicional. Tras años de crisis económica y de contención del gasto de la inversión resulta inaplazable recuperar la modernización, renovación y la competitividad de los equipamientos comerciales, atendiendo a las nuevas modalidades de equipamientos que incorporan elementos de e-commerce.

9

Se impulsarán las alianzas estratégicas con otras administraciones y con el sector privado, con programas de dinamización de los centros comerciales urbanos y zonas comerciales abiertas, con acciones estables y reconocibles, identificables con las particularidades propias de cada zona.

9

El sector comercial es un ámbito propicio para el desarrollo de proyectos de empresas de base tecnológica, que tracen alianzas con el comercio tradicional. Apoyaremos planes estratégicos en este sentido para facilitar y potenciar la apertura de nuevas empresas comerciales, con nuevas modalidades de comercio en el ámbito urbano, ejerciendo liderazgo desde el Ayuntamiento.

9

Fomentaremos que el comercio ambulante tenga su propio espacio en el ámbito urbano, conviviendo y complementando al comercio tradicional.

9

Se potenciará el asociacionismo entre comerciantes ambulantes, a los efectos de poder tener interlocutores permanentes con el sector e integrarlos de una manera eficaz en la toma de decisiones, a la hora de la ordenación y el desarrollo del modelo comercial urbano. Se potenciará su formación, asistiéndoles para cumplir con los requisitos necesarios para el desarrollo de su actividad, y consensuando los espacios, horarios, etc. que podrán ser utilizados para el mismo, para asegurar una pacífica convivencia entre todas las modalidades comerciales.

9

Apoyaremos que el comercio tradicional se sume a la lucha contra el cambio climático y la defensa de la sostenibilidad, teniendo en cuenta además el gran impacto que este sector tiene en el espacio urbano. Por este motivo debe ponerse en marcha una estrategia propia para el sector, que debe ir desde financiación para la adecuación de las instalaciones del comercio hacia la sostenibilidad ambiental a la formación en la materia.